Buscar Mascotas

Busca mascota

Inicio de sesión

Donar

Ayúdanos hoy para dar a un animal la oportunidad de tener un mañana...

Haz clic aquí para saber cómo ser padrino.

Hemos decidido tener una nueva mascota en casa, ¡un conejo!, ¿Qué cosas deberemos tener en cuenta?

¿Conejo o coneja?

Si los gazapos (es así como se llama a los conejitos cuando son pequeños) son muy jóvenes, es muy difícil saberlo; los machos tienen el pene más separado del ano y las hembras la vulva más cerca pero, aún sabiendo esto, es complicado determinarlo. Pasados unos meses al macho le descienden los testículos y ya es algo evidente; tienen la cabeza más grande y las mejillas más prominentes, y suelen tener un genio más vivo y estar más alerta (se ponen de pie y miran muy atentos para todos lados). 

 

 

¿Grande o pequeño?

Si contamos con espacio suficiente donde alojarlo, es mejor inclinarnos por conejos de razas grandes, ya que son mucho más afables, cariñosos y tranquilos que los de raza pequeña. También hay que tener en cuenta que un conejo de raza grande puede llegar a pesar más de 8 kg de peso, el doble que un gato, y para un niño puede resultar complicado manejarlo si empieza a batir sus patas traseras; no muerden pero pueden hacer daño. No hay que olvidar que los niños pequeños no deben manipularlos ya que no son juguetes.

¿Uno o más conejos?

Los conejos son criaturas sociables a los que les gusta tener la compañía de otros conejos y no disfrutan quedándose solos todo el día; por eso, si somos personas ocupadas o estamos mucho tiempo fuera de casa, lo ideal será una pareja (preferiblemente dos hembras jóvenes y de la misma camada). Salvo en muy raras excepciones, no se pueden juntar dos machos, ni siquiera cuando son hermanos; con toda seguridad se empezarán a pelear cuando lleguen a la edad adulta. Tampoco es una buena idea juntar un macho y una hembra, ya que lo siguiente será tener varias camadas al año.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de adquirir un conejo

Tenemos que asegurarnos de que el animal esté fuerte y sano. Su piel deberá tener un tacto uniforme y carecer de pulgas o piojos. No deberá tener ningún tipo de costra o calva, ni secreciones por la nariz, ni lagrimeo, al igual que no deberá tener diarrea.

Un problema bastante extendido es la aparición de “colmillos” o el crecimiento exagerado de los incisivos, de manera que no podrán desgastarlos correctamente; esto supondrá el tener que cortárselos asiduamente en el veterinario. Para ayudar a nuestra mascota a desgastar sus incisivos le podemos proporcionar unos bloquecitos de madera para que lo puedan roer.

Hay que tener muy en cuenta que los conejos se estresan con mucha facilidad; el estrés va unido a una bajada de defensas, la cual podría causarles algún que otro problema.

Al contrario de lo que la gente pueda pensar, los conejos sí se vacunan contra mixomatosis y neumonía vírica hemorrágica. Con 63 días y se pueden vacunar de mixomatosis y con 90 días de la NVH. Hay que desparasitarlos cada tres meses con Levamisol (0,5 cc diluido en ½ litro de agua).

Cómo transportarlos

Lo ideal sería hacerlo en un trasportín, no demasiado grande (uno para gatos es perfecto); le pondremos en el fondo un lecho de paja para que esté más cómodo.
 No debemos exponer a nuestra mascota a temperaturas extremas, ni olvidar que la temperatura de un coche puede dispararse en verano con consecuencias nefastas para nuestro animal.

Conejeras

A los conejos les encanta corretear por ahí; podremos pasearles con un arnés para conejos, pero no podemos olvidar que, aunque estén bien protegidos contra el frío con su pelaje, no soportan corrientes, humedad, el sol intenso o las heladas. Una conejera de exterior deberá estar bien situada en un lugar resguardado del viento y con un gran espacio de sombra. Nunca se debe hacer un cambio brusco de temperatura, mejor progresivamente; si por el contrario lo tenemos dentro de casa, lo ideal sería una jaula grande para que tenga algo de espacio; también le dejaremos un fondo de paja o heno en un lado de la jaula y una bandejita con arena.

Alimentación

Los conejos son animales coprófagos (se comen sus propias heces), es algo normal y necesario para completar su digestión.

El tipo de comida como pienso compuesto, trigo, cebada o cocktail de frutos y semillas para conejos se le debe proporcionar según el ejercicio que haga, ya que ellos a veces comen por aburrimiento; si no cuidamos eso, se pondrán muy gorditos. Si deseamos cambiarle la comida, deberemos hacerlo gradualmente.

Algo esencial en su alimentación debe ser el heno: se lo dejaremos a su libre disposición y que tenga siempre agua, a ser posible en un bebedero de botella especial para roedores o la tirará (un conejo consume al día diez veces su peso en agua aproximadamente).

Los conejos jóvenes no deberán comer alimentos demasiado ricos en agua (lechuga, calabaza, judías, hierba fresca, etc.) hasta los 3 ó 4 meses de edad, ya que les puede producir diarreas u otros trastornos digestivos, incluso la muerte. La comida debe estar siempre a temperatura ambiente.

Algunos alimentos vegetales apropiados para conejos:

Heno

Zanahorias

Col

Pera

Manzana

Cerraja

Hojas de rábano

Hojas de árboles frutales

Pan

 

 

 

 

 

 

 


Fuente:

 Fotos:

www.pet-dog-cat-supply-store.com/shop/shop_image/product/b9c09da9a6bdc53563cf6c3acb26865d.jpg

mhis429.pbworks.com/f/giant%20rabbit.jpg

www.seadogbytes.com/UhOh/RabbitFridge.jpg